Y Draghi finalmente hundió el euro

dolar-euro_635x250

El euro ha perdido un 20% de su valor desde septiembre del año pasado, cuando el BCE rebajó los tipos de interés al mínimo histórico del 0,05% y, sobre todo, marcó una hoja de ruta clara que contenía como colofón un programa monetario de relajación cuantitativa –conocido técnicamente como QE, por sus siglas en inglés– que, precisamente, comenzó este marzo. La moneda europea se cambia actualmente con el dólar alrededor de los 1,05 euros, el nivel más bajo de los últimos doce años.

Seguir leyendo…

Los riesgos del Plan Juncker

juncker_635x250

La economía de la zona euro creció el pasado año un 0,9%. Un año antes caía a un ritmo del 0,5%. Esa evolución permite convenir que hay recuperación. Otros indicadores corroboran que es lenta, muy lenta, y dura. España es un buen ejemplo de ello. Creció medio punto en 2014 y esa actividad permitió crear casi medio millón de empleos. Suena bien la conjunción de esos datos.

Seguir leyendo…

Draghi tiene un plan

mario-draghi_635x250

El BCE, con el italiano Mario Draghi a la cabeza, se ha conjurado para evitar una tercera recaída en la economía de la eurozona. La institución monetaria ha acelerado la implantación de planes de estímulos ante los cada vez más adversos datos macroeconómicos. Con una economía que tan sólo creció un 0,2% en el segundo trimestre -lastrada por los pobres PIB de Alemania, Francia e Italia- y con unos precios que bordean la deflación -en agosto la inflación en la eurozona fue de sólo el 0,3%- al BCE no le ha quedado más remedio que poner toda la carne en el asador para intentar sostener el crecimiento.

Seguir leyendo…

Eurozona: La amenaza fantasma

eurozona_sm

La persistente atonía en el crecimiento de la eurozona que revelan los últimos datos trimestrales publicados por la Comisión Europea, así como las alertas que ha generado en diversos foros el abultado superávit exterior alemán (6% del PIB) son algunos de los síntomas inequívocos que evidencian la existencia de dos mundos paralelos en la Unión Monetaria Europea (UME).

Esta dualidad se sustenta en cuatro argumentos inconsistentes que hacen esas diferencias irreconciliables, comprometiendo seriamente el futuro de la eurozona.

Seguir leyendo…