Los pies de barro del cambio de modelo productivo

foto-dalt-article-xavier
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

En una entrada anterior describí el fenómeno de la polarización ocupacional, sus causas y sus consecuencias. Lo que allí explicaba es que, en los países de la OCDE, los avances tecnológicos y la globalización económica han reducido el porcentaje de puestos de trabajo que corresponden a cualificaciones y sueldos intermedios. Los porcentajes correspondientes a las categorías profesionales más elevadas y más bajas, en cambio, han aumentado.  En este contexto, cuando la economía se vaya recuperando, es previsible que el crecimiento de la ocupación se concentre en los dos extremos de la distribución de salarios.

Y, puestos a elegir entre estas dos alternativas, es imprescindible que se priorice la creación de puestos de trabajo sofisticados, de elevado valor añadido y con salarios altos. Esta es la única forma de garantizar niveles sostenibles de prosperidad para el país. ¿Es un reto al alcance de la economía española y sus trabajadores? Por desgracia hay muchos indicios de que los niveles de preparación de los trabajadores españoles están muy por debajo de lo que sería deseable, lo que supone una amenaza estratégica de primer orden para la economía del país.

El Programa para la Evaluación Internacional de Competencias de Adultos (en inglés PIACC) es un proyecto que lleva a cabo la OCDE y que recoge y analiza datos que permiten valorar el dominio de la población adulta de tres competencias clave a la hora de trabajar en entornos en los que haga falta procesar información (comprensión lectora, comprensión matemática y resolución de problemas en entornos digitales).

Los resultados son concluyentes y, francamente, muy preocupantes. De los 23 países incluídos en el estudio, España es donde la población adulta tiene un nivel de comprensión matemática más bajo. Los niveles de comprensión lectora también son muy deficientes y solo un país, Italia, presenta registros más bajos. España no participa en la evaluación de las competencias sobre resolución de problemas, pero me temo que los resultados no serían mejores.

¿La generación mejor preparada?

¿Es posible que las cosas sean un poco mejor si vemos lo que pasa entre los segmentos más jóvenes de la población? Al fin y al cabo escuchamos a menudo que los jóvenes de hoy son la generación mejor preparada de la historia del país. Pues desgraciadamente lo que dicen los datos es que, aunque las diferencias son menores, también entre el grupo de edad de 16 a 34 años los niveles de competencias son muy bajos en relación con la mayoría del resto de países. Son la generación mejor preparada, pero eso no quiere decir que, al menos en términos relativos, su nivel de competencias sobresalga demasiado de la mediocridad que corresponde al país.

Ya sabemos que el nivel de abandono escolar entre los jóvenes es todavía muy elevado en España, pero también es cierto que hoy en día muchos jóvenes llegan a la universidad y, de hecho, el porcentaje de la población con estudios universitarios es equiparable al de los países de nuestro entorno.

Ahora bien, lo realmente dramático es que si nos centramos en cuál es la posición en cuanto a los niveles de competencias de la población con estudios universitarios, España ocupa exactamente los mismos lugares que en el caso de la población general: último lugar en comprensión matemática y penúltimo en comprensión lectora. Se mire por donde se mire, el país tiene un problema importante.

Todo apunta hacia una insuficiencia clamorosa de los sistemas de creación de capital humano, con consecuencias potencialmente desastrosas. Hará falta repensar de arriba a abajo las instituciones (la escuela, la universidad, la formación profesional, etc.) y el sistema social de valores para poner la educación y el aprendizaje en el centro de las prioridades del país. De otro modo, España estará condenada a ser una economía de baja productividad, salarios bajos y niveles crecientes de desigualdad.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone