Casa Vicens: la fantasía de un joven arquitecto libertario

casavicens_635x250_sm

Antoni Gaudí fue el último constructor de catedrales y el primero que, sin proponérselo, confirmó a través de su obra que en la era de la postmodernidad global la arquitectura podía ocupar el lugar del museo. Un humanista que descubrió en la Naturaleza las formas más perfectas y evolucionadas y que probablemente consideraba, como aquel personaje de Musil, que si Dios se hizo hombre, podría hacerse también caracol o pez. Su vocación por las estructuras espaciales nació prácticamente en sus horas de juego, con los utensilios helicoidales de los serpentines y recipientes de cobre de su padre, calderero de oficio.

Seguir leyendo…