IBEX35: las juntas generales ganan quórum. ¿Señal de recuperación?

ibex35_635x400

Todos los años el IRCO (International Center on Organization) Centro de Investigación del IESE y la consultora de comunicación Inforpress realizamos un estudio. En él se analizan varias características de lo ocurrido cada año en las Juntas Generales de Accionistas de las empresas que componen el IBEX35. El de este año es el décimo.

Seguir leyendo…

Los clásicos son tendencia: un final de año de ‘glamour’, ópera y vals

conciertos-de-navidad_635x250

Auditorios e iglesias de toda Europa ultiman estos días sus funciones de clásica y ballet para despedir el año por todo lo alto

“Retorna a lo antiguo y serás moderno”. La frase es de Giuseppe Verdi, y aplicable a los más bellos conciertos que se programan en Navidad. Es momento de hacer un hueco entre los compromisos familiares para los grandes clásicos. En toda Europa se engalanan ahora mismo auditorios, palacios imperiales e iglesias medievales. La oferta es infinita: desde sentirse un día como Sissí emperatriz en la Viena imperial escuchando a Mozart, hasta cantos gregorianos en Notre Dame, cenas con glamour en la ópera londinense, valses de Strauss en casi todas las grandes ciudades, bellas arias italianas bajo la tenue luz de una iglesia medieval, o los clásicos de ballet El cascanueces o El lago de los cisnes en Barcelona. Los clásicos, la ópera y el ballet son trendy, están de moda y la publicidad lo sabe.

Seguir leyendo…

El imán japonés atrae peligrosamente a los europeos

Monedes

El mensaje se repite, y eso siempre es un mal asunto. La zona euro no vive una situación de deflación, no, se trata sólo de una situación coyuntural, de baja inflación. El crecimiento volverá, y sólo hay que resistir un tiempo. Las autoridades europeas defienden ese pronóstico, aunque se debería afirmar con mayor claridad que quien aboga por esa tesis es el Gobierno alemán.

Seguir leyendo…

Europa insegura: entre el efecto rebote y una tercera recesión

crisis-europa_635x250

A los economistas y expertos bursátiles se les están acabando las letras del abecedario para prevenir el futuro económico de Europa. La primera recesión de 2008 representó una crisis en forma de V, que rápidamente se transformó en una U porque la esperanza de una recuperación relámpago se desvanecía. Ciertamente, se evaporó del todo al cabo de pocos meses, cuando se empezó a considerar una depresión en L, es decir, en coma profundo. La situación mejoró, pero en 2011 volvió a estropearse como una W. La salida a esta segunda recesión parecía que iba tomando cuerpo, como si se tratara de un puro efecto rebote. Pero la economía europea renquea, sin encontrar una letra que la represente, como un motor de un coche que hace tiempo que no anda y se ha quedado sin batería. El Banco Central Europeo (BCE) ha traído las pinzas para cargar esa batería, pero ha descubierto que existen otras piezas en los mecanismos del cambio de marchas que no funcionan bien.

Seguir leyendo…