2014: Cambio de tendencia, Occidente será el motor

2014motor_sm

EL FMI ha vuelto a modificar sus previsiones de crecimiento económico. Esta vez al alza en todo el mundo. Sin embargo, las ha reducido en determinados países, como Brasil. Esa será la realidad de este año. El motor de la economía mundial volverá a ser EE.UU y la UE. Crecerán poco; el 2,5% de su PIB el primero y cerca del 1,5% el segundo. Pero aún así, como su PIB es muy grande, esas cantidades servirán para tirar de la economía mundial.

Seguir leyendo…

El lastre de España: la deuda amenaza una salida robusta de la crisis

llast2014_sm

Vamos a mirar cómo sale el sol. Amanece. Nos despertamos, y la sensación es de plenitud, de que vale la pena levantarse y comenzar a trabajar. Hay objetivos que cumplir. Un horizonte esperanzador. Así que dejemos atrás los malos momentos.

Esa imagen poética es la que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quiere trasladar al conjunto de los españoles, con la voluntad de que los imponderables también jueguen su papel y que un cierto optimismo empuje el incipiente crecimiento económico, y lleve a España en volandas.

Seguir leyendo…

¿Por qué la industria?

industria_sm

Últimamente, son cada vez más las voces que se han levantado para defender la necesidad de diseñar e implementar una política industrial rigurosa y estable en la UE, en España y en Cataluña. Es una buena noticia, ya que no hace tantos años sentíamos una cierta soledad quienes defendíamos las bondades de la industria ante una economía más financiarizada y más lejana de la realidad social y territorial.

Seguir leyendo…

2014: ¿Vuelve la “normalidad”?

normalitat_sm

Nunca como ahora la evolución a corto plazo de la economía española había dependido tanto del contexto internacional. España llegó a la Gran Recesión del año 2009 con un déficit por cuenta corriente desbocado (9,5% del PIB en el año 2008). Ya entonces debería haber sido evidente para todo el mundo la enorme dificultad que tenía que representar la corrección de este desequilibrio, especialmente teniendo en cuenta la imposibilidad de recurrir a la devaluación del tipo de cambio para incrementar la competitividad del país. La principal debilidad estructural de la economía española era, y aún es, su elevado grado de endeudamiento exterior y la fragilidad financiera que esto comporta. A corto plazo, la esperanza de vislumbrar los inicios de la recuperación económica todavía depende en gran parte del buen comportamiento del sector exterior y, por eso, lo que pueda pasar en el mundo determinará en gran medida las perspectivas de la economía española para el año 2014.

Seguir leyendo…